Lasagna vegana de verduras, setas y soja texturizada

Lasagna vegana

No os riais de la foto. Sí, ya sé que la lasaña parece viejuna, pero es que le saqué la foto el día después de hacerla… Pero aún así dan ganas de comérsela, ¿verdad? Pues eso es porque está rica. O estaba, mejor dicho. Me dejo ya de tonterías.

La cosa es que el otro día tuve comida con la familia y, aunque mi madre se aseguró de que hubiera picoteo y entrantes para mí, yo me llevé el plato principal. Y eso fue, una lasaña. O lasagna, como se diría en Italia. Quedó muy buena, y no lo digo yo, que dos omnis probaron un trozo, y me llenaron de alabanzas.

La receta es sencilla, a veces cambio los ingredientes, pero en general la suelo hacer así. Esta vez usé placas sin gluten, hechas con harina de maíz y de arroz, pero cualquiera vale. Y la soja texturizada, para quien no sepa lo que es, os explico: es un producto deshidratado derivado de la soja, que tiene un alto valor proteico y, en algunas versiones, se asemeja a la carne picada. Hace muy bien su función y es muy sana, además de que absorbe muy bien los sabores, así que os animo a probarla. Para hacerla hay que hidratarla con agua caliente; yo la pongo en un bowl y le echo agua hirviendo y un poco de miso, para darle sabor. Se le puede echar salsa de soja o vino, también. En unos 15 minutos o antes está hidratada, y ya solo queda sofreirla un poco y está buenísima. Y con eso y un bizcocho, ahí va la receta:

Tiempo de preparación: alrededor de una hora.

Raciones: para dos personas.

Ingredientes:

  • 6 placas de lasaña
  • 75 gramos de soja texturizada fina
  • Miso, salsa de soja o vino (para añadirlo al hidratar la soja)
  • Agua
  • Siete u ocho champiñones medianos
  • Una cebolla
  • Un pimiento verde pequeño
  • Un pimiento rojo pequeño
  • Medio calabacín pequeño
  • Dos dientes de ajo
  • 200 mililitros de tomate triturado
  • Queso vegano en lonchas (yo usé Violife)
  • Queso vegano rallado (yo usé natursoy)
  • Leche de soja sin azúcar
  • Harina
  • Sal
  • Azúcar
  • Pimienta
  • AOVE
  • Margarina (opcional)
  • Orégano y albahaca
  1. Poner a hidratar la soja texturizada en un bowl con agua hirviendo y algo de miso (o salsa de soja, o vino). Aseguraos de que el agua cubre la soja dos o tres dedos por encima de ella.
  2. Picar media cebolla, el pimiento y el calabacín muy pequeñito (yo usé el la picadora de la batidora). Poner a pochar en una sartén con un par de cucharadas de AOVE.
  3. Mientras tanto, picar los champiñones y ponerlos en otra sartén con AOVE a sofreir. Añadir sal y pimienta al gusto. Cuando estén casi hechos, añadir un ajo machacado, dorar y reservar.
  4. Escurrir la soja texturizada con un escurridor o colador y añadir a la sartén con las verduras. Saltear y añadir el otro ajo machacado. Dorar. Añadir el tomate triturado (dejar tres o cuatro cucharadas para extender en el molde), una pizca de sal, una pizca de azúcar y orégano y albahaca al gusto. Dejar reducir el tomate y reservar.
  5. Hidratar las láminas de lasaña según las indicaciones del paquete.
  6. Encender el horno a máxima potencia.
  7. Montar la lasaña: untar la base del molde con el resto de tomate triturado y poner la primera placa. Añadir una capa de verduras con soja, una de lonchas de queso, otra placa, los champiñones, otra placa, otra de verduras con soja, otra de lonchas de queso y una última placa.
  8. Hacer la bechamel: picar la otra mitad de la cebolla y poner a pochar en una sartén con dos cucharadas de margarina. Cuando esté transparente, añadir tres cucharadas de harina y mezclar bien. Dorar unos segundos la harina y empezar a añadir leche de soja en chorros pequeños. Ir mezclando bien hasta deshacer los grumos y seguir añadiendo leche de soja hasta conseguir una salsa no demasiado espesa. Salpimentar al gusto.
  9. Verter la bechamel encima de la lasaña y añadir queso vegano rallado por encima.
  10. Meter la lasaña en el horno y poner la función de gratinar. Vigilar que no se queme, sacarlo cuando la parte de arriba esté un poco dorada.

NOTA: el tiempo de preparación varía en función de los fuegos disponibles y del número de personas que estén haciendo la receta. Con cuatro manos y tres fuegos, seguro que la hacéis más rápido. También influye el tipo de placas; las mías, al ser sin gluten, tenían algo más de trabajo que las otras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s