Risotto cremoso de hongos y calabaza

el

Risotto de hongos

Por fin llegó el otoño. O eso dicen, porque por aquí arriba está haciendo más calor ahora que en verano. Y sí, es un topicazo hablar del tiempo, pero esta vez lo hago por una buena razón: este pedazo de plato otoñal a más no poder. El risotto de hongos normal es too mainstream para mí, así que le he añadido calabaza. Bueno, eso, y que esa semana compré un buen trozo de calabaza y mi querido cuñado me regaló una preciosa calabacita redonda y naranja de la huerta. De esas típicas de halloween. Así que había que meterla en algún lado. Y así sigo, echándole calabaza a todo lo que hiervo, cuezo, frío o aso. ¡Que estoy mu loca!

Y lo de los hongos tampoco es casualidad. Soy una de esas suertudas que tienen gente que les trae comida rica; en este caso, aparte de mi cuñado que me trae muchísima verdura fresca, mis padres suelen traerme parte del alijo de setas que pillan por ahí. Sí, sé que me odiáis mucho ahora mismo, pero cuando probéis esta receta me vais a volver a querer, ya veréis.

Los hongos me los suelen dar frescos, pero a veces también limpian y cocinan algunos, y me los dan ya preparados para usar (madre mía, aún me odiáis más). Para hacer este plato usé los cocinados, o, mejor dicho, semi-cocinados, les suele faltar un poquito para estar hechos. Gracias a eso tardo bastante menos en hacer la receta, y además aprovecho el juguillo que se les queda después de cocinados. Para ahorrar tiempo vosotros/as también, podéis cocinarlos con antelación, el fin de semana, por ejemplo, y los tendréis listos para este plato o cualquier otro que se os ocurra, como una pasta con hongos o una ensalada templada, por ejemplo. Si no, los podéis hacer antes de poneros con el arroz, os explico cómo.

Limpiáis los hongos con una brocha o un papel y separáis los troncos de los sombreros. Lo cortáis todo en trozos de unos 2cm x 2cm, más o menos, tampoco hay que coger escuadra y cartabón. Ponéis una sartén con aceite y añadís los troncos. Sofreír a fuego medio durante unos 10 minutos y añadir los sombreros. Sofreír otros 10-15 minutos. Los tiempos varían según cómo esté el hongo: si está muy seco, estará más duro y le costará más; si está húmedo, soltará agua y se hará antes. Si los vais a congelar o guardar para otro día, no hace falta cocinarlos del todo, es mejor dejarlos semi-cocinados, para que los podáis usar en algún plato. Si son para comer así, hacedlos hasta que estén blandos. Para nuestra receta es mejor dejarlos semi-cocinados, porque luego estarán otro ratito cociéndose con el arroz.

Y allá va la receta del risotto:

Tiempo de preparación: (sin contar los hongos) 15 minutos.

Tiempo de cocción: 20-30 minutos.

Raciones: 4 personas.

Ingredientes:

  • Una taza de arroz redondo
  • 300 g de hongos boletus semi-cocinados (unos 750 g frescos, ver arriba cómo cocinarlos)
  • 250 g de calabaza
  • 1 cebolla grande
  • 3-4 tazas de agua (o caldo, o agua con concentrado de caldo de verduras)
  • 30 g de parmesano vegano (yo usé el de Violife)
  • Un chorro de vino blanco
  • 40 g de margarina
  • AOVE
  • Sal

Receta:

  1. Picar bien la cebolla y la calabaza en trozos de un centímetro, más o menos.
  2. Poner a calentar una cazuela con AOVE.
  3. Añadir la cebolla y la calabaza. Mantener a fuego medio hasta que se ablande.
  4. Añadir los hongos y una pizca de sal. Dejar cocinar unos 5 minutos.
  5. Añadir la margarina y el arroz, y mezclar bien.
  6. Agregar una taza y media de agua (o caldo) y rectificar de sal.
  7. Subir el fuego y, cuando hierva, bajar a fuego muy bajo (en mi caso, el máximo es de 9 y yo lo puse a 3).
  8. Mientras tanto, rallar el parmesano y reservar.
  9. Ir añadiendo agua según se vaya evaporando y mezclar de vez en cuando, para que vaya quedando más cremoso.
  10. Cuando esté casi hecho, añadir el vino, mezclar y dejar evaporar.
  11. Para finalizar, añadir el parmesano, mezclar bien y cocinarlo durante 3-5 minutos.
  12. Dejar reposar unos 5-10 minutos y servir.

NOTA: Al contrario de la paella, hay que mezclar el risotto constantemente para que quede cremoso. Eso pasa gracias al almidón que suelta. Si no se tienen boletus, se pueden utilizar otras setas, pero de verdad, de verdad, de verdad, con los hongos sabe a gloria.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s